Prensa: Nuevos discos

Nota publicada en: www.peru.com Lima - Perú
Fecha: 2007
Publicado por: Willi Jiménez
Lea la nota en este enlace.

VARIOS: OFRENDA POPULAR

Canción 1: "Julia"
Canción 2: "Infeliz"
Canción 3: "Dulce agonía"
Álbum : "Ofrenda popular".
Discográfica: TDV Media & Entertainment bajo licencia de Producciones Eterno Perú
Año: 2007
País: Perú

En un anterior comentario a la edición de un disco de "música criolla" decíamos que empezaban a aparecer iniciativas de nuevos productores y/o seleccionadores que daban a conocer material inédito de compositores reconocidos o compilaciones que reunían a buenos interpretes que por diferentes motivos no han formado parte de las ediciones populares que se encuentran en el mercado, ahora, pues nos alegramos con la edición de una excelente obra discográfica: "Ofrenda popular. Un siglo de música criolla de Lima y Callao", una "sorpresa musical por su calidad y hondura" como dice el maestro César Levano.
El disco que, reúne a compositores de antología y destacados cantantes de barrio y peña (la mayoría de ellos inéditos, a pesar de ser veteranos), es una especie de Buena Vista Social Club de nuestra canción costeña, pero sin grandes presupuestos, ni auspicios, ni apoyo financiero alguno, aunque, imaginamos, con la misma pasión. Este documento musical de valses, polkas y marineras de todos los tiempos es el fruto de la labor de conservación y difusión de un joven recopilador, Renzo Gil, quien también es un destacado guitarrista, justamente su instrumento es el sostén de todas las canciones del compilado, él se acompaña de Juan Rebaza (bajo) y Dick Miñano (cajón) y cuenta con las ocasionales intervenciones de Ricardo Panta (castañuelas), Carlos Merino (cajón y castañuelas) y José "Pepe" Villalobos (guapeo y palmas).
Las joyas del disco son tres: "Infeliz", "Julia" y "Dulce agonía". La primera, una bella composición de Manuel Quispe Loayza, todo un grato descubrimiento para ignorantes como yo, él mismo la interpreta estremecedoramente; la segunda, una sentida y preciosa composición de Augusto Ballón Muñoz, es interpretada por un señor de la canción que responde al nombre de Enrique Molina y la tercera, fue compuesta y cantada por otro señor de señores como es Manuel Acosta Ojeda, un poeta sensible y eterno.
Las demás canciones no desentonan, para nada, por ejemplo "Amargura" (de Laureano Martínez y Manuel Sixto Prieto) en la emotiva voz de Jesús Vásquez, para siempre nuestra reina de la canción criolla, "Canción del alma", que la interpreta su mismo compositor, Raúl Valdivia Lizárraga, con una voz melodiosa notable y "Marinera limeña" a cargo de Rafael Matallana, inolvidable caballero de la jarana.
Mencionaremos también a Jorge Armas cantando como le enseñó Pablo Casas Padilla, su composición "Óptimo", Armas es un asiduo concurrente de los Centros Musicales del criollismo como es el Domingo Giuffra; a César Oliva interpretando "La morena Rosa Luz" de Felipe Pinglo Alva, su melodiosa voz pertenece al grupo que le cambió el estilo de canto de la Guardia Vieja; a Sara Yábar, cuya voz se mantiene tan firme como la vez que ganó en 1955 un concurso de radio y que mejor si escoge una pieza de antología de Eduardo Márquez Talledo, "Rosas de mi jardín".
Renzo Gil trabajó en este disco para agradecer a los maestros de ayer y siempre, ahora es el Perú quien le agradece a él, por este reconocimiento, pues como dice Manuel Acosta Ojeda "Si algún mérito tiene mi obra musical y mi palabra, el crédito es de nuestro pueblo, del que aprendí todo lo que sé", y si lo dice MAO, es verdad.